Viejo Freud

Viejo Freud

Viejo Freud

estoy seguro Ud. ya se hubiera

arrepentido de exaltar el monoteísmo

de socavar la posibilidad de un sistema

que pretendido desde la igualdad

social, Ud. aunque pensaba que el hombre

es el lobo del hombre. Y en esas circunstancias

Lenin aconsejaba aullar. La pregunta

es porqué no aulló Ud. también.

su bonomía, su adhesión a Darwin.

la pregunta de que harían los bolches

cuando terminaran de perseguir a los burgueses.

Si Ud. estuviese en estos momentos,

creo que aconsejaría desde la cordura

perseguir a los burgueses. Quitarles el arma

de la literatura en quién Ud. confiaba, Ud. seguramente

era bueno, en las cualidades, donde el bien excluye al mal

Ud. era judío, maltratado de entrada por no creer

en otra educación que como fatal, lo señalaba diferente.

mi vida no hubiese sido vida si Ud. no me hubiese dado

el lugar de redimirme como hombre. Su proyecto de salud

caro y excluyente y creedor de que en el presente

se esconden, se simula una cordura y buenas maneras,

que los seres en sí se parecen más, (y Ud. debía haber

escuchado a Roberto Arlt, lo digo como circunstancia

y parentesco, porque también creo que a quién yo menciono

también provenía de una familia alemana. No recuerdo la imagen,

la síntesis de lo que entendía Arlt que era el hombre,

pero se parecía al lobo. Lenín, Freud y Arlt. Fíjese

los lujos que me doy. Que parientes. Aunque en los tiempos de Arlt

los vecinos se fanaban los ladrillos y la arena que quedaba

en medio de la calle. Ya no hay discordia en esos lugares.

Hay si gente reclutando en la basura, los requechos, que son pocos.

Si quiere que le haga una metáfora, no hay ladrillos

ni arena porque de haberlos se los morfan,

también podrían morfarse al presidente, si él no tuviese

buen lugar y resguardo y literatura que lo proteja.

Los intelectuales de mi país siguen pensando en males menores

que no atosiguen su propiedad, o como parientes lúcidos

los bienes del futuro que devendrá bienestar o muerte.

pero nunca muerte para la ilustración que sigue perdurando y ejerciendo

arte que provee bellezas y armonías que no se encuentran en los requechos.

Esto de la cultura que aveces se parece al arte y otras veces no es más

que parientes de parientes que pasaron de tener esclavos a tener

adherentes que el saber incluye en luces y vinos de regalo.)

y estoy seguro que Ud. y su entusiasmo por el progreso

por la dilucidación de lo primordial, la educación y los castigos

que debían ser reparados sin molestar la identidad de los padres

figura, contradictoria y primordial de toda la sociedad, lugar político

que Ud. no mencionó, porque pensó que el humanismo ilustrado

conjugaría las faltas. La mirada desde afuera y como reaseguro

de la mirada la solución que siempre devendrá de otros. De los

que sucumbidos, maltratados con malas costumbre, castigados

y castigadores ya no es esta la cuestión. Lo primordial

es que el fascismo y el nazismo, derrotados, en cuanto a su jerarquía

con las renuencias del retardo y muertos en Rusia a los que no llegaron

nunca refuerzos, o el holocausto, muerte de mucha gente, personas

identidades, a quién Ud. hubiese dado lugar y pensado que en lo individual

del trato y las dramatizaciones, como a mí me paso, y esto responde

a mi tozudez y a su ciencia que como la puerta de Kafka,

la muerte y la vida eran personales. La vida y la muerte siempre

es personal y no tiene distingos. A lo sumo lugares de la carencia

donde la vida vale menos. Ya no es cierto lo que Ud. dijo que todos

nacemos iguales y tenemos las mismas presiones. Si yo no hubiese escuchado

alguna vez una música. Yo no hubiese podido escribir ni delinear

que la puja por el porder, por el latrocinio no fue sólo una excepción,

hitler, como un cantor de tangos, cantó las suyas, se expandió

y los que lo vencieron en la alegría del termino de los exterminios

devinieron paisajes, literatura de la libertad, buenas intenciones.

Pero le aseguro que con esos mismos argumentos, esas mismas bellezas

se está ejerciendo, lo que no fue más que una puja por el lugar

del verdugo. Esto es casi manifestación personal. El verdugo

como los círculos concéntricos de Borges están en todos lados

sin que se los pueda situar, sin que tengan un lugar explicable

fuera de buenas intenciones, y mejorías y posibles bienestares.

Todos los que piensan así saben las estadísticas, los porcentuales

de muerte por desnutrición y mala praxis, mientras nos encasillamos

en el discurso de que un mal menor es mejor a todos los males.

Cual es el mal menor. Que nos agarre Lopes Morfi, o la Carrio,

que ninguno como el poder actual. Crea dispersión, argumentos

contrarios a morir protestando. No es esto el nazismo, no es una

melodía que antes tenía paso de ganso y ahora, como confiaban

las familias judías, terminaría el latrocinio, porque la cultura,

la literatura es un bien que preserva, nos da identidad. A cuantos?

Mac Namara señaló el camino, buenas intenciones. Terminaron

con la cúpula del nazismo. No será que el nazismo ya no necesita

de cúpulas, ni poderes aparatosos, que más bien transcurre en el bienestar

de las familias, que descreen de los mal entramados tengan buenas

intenciones, que buscan nada más y nada menos que un lugar

un presente y una cultura que aquí ha sido exterminada.

bienaventurados. Yo tiré la segunda piedra y le pegué al

que tiró la primera. Nadie me castigó. Ni yo mismo creo

en el castigo, porque no creo en las buenas intenciones

ni en las esperas que delinean un futuro venturoso o por lo menos

auspicioso sin desmedro de la propiedad. Ni de la forma

en que se ejerce el poder y la educación. Esa es la prioridad.

Búsqueda personalizada
INICIO