¿Será como yo pienso, que representa la ilustración?

¿Será como yo pienso, que representa la ilustración?

¿Será como yo pienso, que representa la ilustración?

"Heidegger se vuelve nazi cuando es optimista. Cuando se pone a pensar que la decadencia es irreversible, que es posible remontar la corriente de la catástrofe, es decir, cuando se vuelve progresista, es cuando se adhiere al nazismo"

Parece ser que este fue el momento de mayor claridad de Heidegger. El instante de su saber que hace historia.

Hay si, una crítica no velada, que es señalada por Sartre "Tal es, por último, la lección de esta crítica: lo que nos dice del siglo que termina, y como proyecto del que se avecina, el totalitarismo –Sartre lo entendió muy bien- Es mas hijo del día que de la noche.

En un momento muy diurno, donde era posible juzgar a la cultura,

Como hecho de la ilustración, la necesidad manifiesta de salud en cuanto

Claridad. Germán García en un juicio muy argentino, señaló que la cultura

Hasta ese momento, estaba echa por los locos. No se aclaró muy bien

El tiempo de la emisión de la locura como emisión y resultante: Galileo, Giordano Bruno

La dificultad de Einsteín con su habla, la hija esquizofrénica de Joyce, la avanzada

De la homosexualidad de Wilde, las virtudes y sapiencias de Cristóbal Colón,

Y la reina isabel (esto como referente de la salud) o la epilepsia de Dostoievski.

La actitud arbritaria y monástica de Freud, policíaca hacía su hija Ana. El parentesco

Con el padre de Kafka. El punto de inflexión en que dueño y proyecto de salud

La reflexión del análisis, se otorgó el derecho de la salud como cultura. La claridad,

El individuo sin resolución del interrogante, pero inteligible y participe de la salud.

Pero lo que resuena es la extravagancia de Dalí, la incomunibilidad de Van Ghog,

Hasta cercenarse una parte de sí. Vaya cualidad de la cultura que no arriesga más allá

De la salud, y que es solo un lugar ensimismado por lograr la culminación

Que ya se hizo pariente como necesidad de la pobredad, de los artilugios. Quedan

Muchos por nombrar, la eyaculación precoz de Pavese, el manco de Lepanto,

La timidez excesiva de Borges, la homosexualidad y temor y atracción de la fatalidad

Del ser, Silvina Ocampo y el ejercicio que hizo como poder sobre Alejandra Pizarnik,

Las emancipaciones de Bioy Casares. La dependencia de Proust de su madre y

Su enfermedad, al que su madre respondía con cataplasmas maternales. Anaís Nin

Y sus incestos, las fugas de Rimbaud, su descrédito a la ilustración. Las emocionantes

Aventuras de Macedonio que guardaba en la heladera las sopas del porvenir. Las

Dispersiones de Henrý Miller, el exotismo silencioso de Shakespeare. el que se tomó la cicuta. Quienes

Son estos tipos, que como Melville andaba a la pesca de la ballena blanca. O los

Viajes de Gulliver, no es esta la sintonía que descascara las claridades policiacas,

Que entienden y descartan, sin haberle preguntado a Apollinaire o a González Tuñón,

Cual es la onda. está más cerca de la verdad Colmillo Blanco que el Juicio de los

Hombres lobos de los hombres. La mina de las mil y una noches, no era correcta,

Inventaba y no transgredía lo que esperaba el amo. Pero en ello le iba la vida. Sino

No hubiese contado nada. Se hubiese ido a refocilarce con un amante. Lo que el comercio

De la ilustración transformó en comercio no es nada más ni nada menos, las carencias

Que son una expresión política y protesta de la conformación de la realidad, y del

Genero. Dirigida a dios o a los creyentes que no conforman cultura de su precariedad.

Que es el único lugar donde se cuestiona la vida como un interrogante y una protesta.

Que dramatizada los carentes serios y sapientes, saben que no hay en la referencia

Que representan, la carencia y la protesta de algo que no se resuelve como

Conocimiento, no en la ilustración, de la que todos estos tipos carecieron o sé

Rebelaron, y que la ciencia del comercio transforma en muestra y absoluto, lectura

Y bienestar, de otra necesidad, la de no expresar más la carencia, la de no querer

Entender más. El paraíso está aquí, como sufrimiento y como símbolo. Detengámonos

Y admiremos. Nuestro destino que en cuanto se detiene como estrategia política del saber,

No se desprende de lo que es una contrariedad del poder que será comerciada.

Me olvidaba el conocimiento no termina con el absoluto donde todos mueren.

El absoluto no existe sino la diversidad, el lugar que divisa como excluyente y que puede

Ser comprada, siempre y cuando el que detenta la propiedad casi inasible

De la observación, no respete las leyes que son manifestarse en el silencio, en el hueco

En el registro que se manifiesta desde la letra. Cuando nombra una nombra todas.

Todas las literaturas no son cultura pero son la primeras páginas. El comprador

No obtiene lo que subsigue.